Páginas

BLOG: POSTS DESTACADOS

Consejos para acertar (y ahorrar) amueblando

Hoy comenzamos con una serie de posts en los que trataré de darte algunos consejos a la hora de amueblar una primera vivienda, (porque los que ya tenéis experiencia en amueblar, seguro que ya habéis detectado los errores que cometísteis en su día).




Déjate aconsejar por un profesional

Y es que amueblar tu primera vivienda, sin pedir consejo a un profesional, o, lo que es peor, amueblar de acuerdo a lo que ves en casa de tus amigos, sin tener en cuenta tus necesidades y posibilidades reales, hacen que se cometan muchos errores de bulto, que después muchas veces se traducen en problemas prácticos también, por falta de espacio libre para circular por la habitación, o por falta de espacio real para almacenaje.


En cualquier caso, lo que se pretende con esta serie de artículos, es ayudarte a que no cometas esos errores, a que elijas lo que de verdad necesitas y se adecua a tus necesidades, y a la vez, que te ayude a no gastar un euro de más, que con los tiempos que corren seguro que me lo agradecerás.

Comienzo la serie, con la estancia que, quizás, sea la más complicada: el salón. Y más concretamente con el mueble modular donde irá ubicada, con toda probabilidad, la televisión.


Cómo distribuyo el espacio


Lo primero que tienes que tener claro, es la distribución del espacio del salón.-comedor. Te aconsejo que te leas una anterior entrada en la que hablo sobre este tema más extensamente: Ideas para distribuir un salón-comedor.

Normalmente, y a efectos de uso, siempre y cuando el salón comparte la habitación con el comedor, lo más lógico es destinar una proporción aproximada del 70% a la zona destinada al descanso, es decir al salón, y el 30% restante a la zona del comedor. Aunque ésta última se utilice a diario, tampoco es necesario destinar mucho más espacio a este menester.


Decide a qué destinarás cada zona de la habitación


Una vez definido qué zonas van a ser destinadas para uno y otro uso, pasamos a decidir donde irán ubicados cada uno de los muebles: el modular, el sofá o sofás, la mesa y las sillas del comedor, y, si fuera necesario (y el espacio lo permite), un aparador o cualquier otro mueble contenedor de apoyo para el comedor.

Si no lo tienes claro del todo, antes de desplazarte a cualquier tienda de muebles, sería conveniente que tuvieras tomadas las medidas totales de la habitación. Te puede servir de ayuda mi anterior post Cómo tomar las medidas de una habitación.

Llegados a este punto sería conveniente que te hicieras un pequeño plano a escala para realizar varias distribuciones, de acuerdo a tus necesidades y teniendo en cuenta los puntos de las llaves de luz, entrada de la antena para la TV, etc... sobre todo esto último, ya que será lo que condicionará la ubicación del mueble modular para el salón. No descartes modificar este último punto, ya que podrías obtener como resultado una distribución mucho más óptima del espacio.


 

Escucha los consejos de un profesional

Vale que tu amigo o amiga vive en una casa muy parecida a la tuya, y que quieres distribuirla de igual manera, pero, por muy parecida que sea la vivienda, cada casa tiene sus propias caraterísticas.
El profesional no se encuentra en la disyuntiva en la que tú te encuentras, ya que es su trabajo y casos cómo el tuyo los trata a diario. Así que lo mejor es que dejes en sus manos la elección de la distribución final del espacio. Incluido la opción de modificación de puntos de luz o TV, si lo creyera necesario y tú estás de acuerdo, por supuesto.



Elegir el mueble del salón adecuado

Por último, y una vez claramente definidos los espacios que van a ocupar cada parte de tu salón-comedor, llega el momento de elegir una de las piezas más importantes de esta estancia: el mueble modular o apilable.

De nuevo, y aunque me haga un poco el pesado, no te dejes llevar por lo que tu o tus amigos tienen en sus casas, porque tú y tu casa sois diferentes, así como tus necesidades. Por esta razón, ten muy claro qué es lo que vas a querer almacenar en dicho mueble, para así poder elegirlo con más o menos módulos. No es lógico que te decantes por una composición modular minimalista, cuando tienes 3 vajillas y 3 cristalerías que guardar. Haz una lista de todo lo que tengas, y elije siempre los módulos de acuerdo a tus necesidades de almacenaje.

Recuerda que menos es más. Así que, siempre y cuando sea posible y esto no influya en exceso en el diseño final del mueble, decántate mejor por un módulo de dimensión más o menos grande, antes que por varios módulos de medidas más pequeñas. El efecto visual quedará mucho más limpio, y te ahorrarás también bastante dinero.

La elección del color y los materiales del mueble

También este aspecto es importante que lo consultes con el profesional que te atienda en la tienda de muebles. No puedes empeñarte en colores de gama oscura, cuando tu casa está orientada al norte y tienes poca luz natural. Tampoco te encapriches en reproducir un ambiente de salón-comedor en tu casa, exactamente igual al que has visto en una revista de decoración. Es más que probable que los metros, la luz natural y otros factores que se han de tener en cuenta, sean muy diferentes a los de tu casa y, por tanto, nunca conseguirás el mismo efecto que en esas fotografías.


Tu casa ha de ser única, como tú

No he querido decir con esto que no te fijes en las casas que ves en revistas, o en blogs de decoración como éste. Al contrario, deberías hacerlo muy a menudo antes de decidirte a decorar y comprar tus muebles, para tener muy definido qué estilo es el que más te gusta y, en consecuencia, no perder tu tiempo ni tu dinero eligiendo algo que no es exactamente lo que querías. Espero haberte ayudado con todos estos consejos.


En el próximo post de la serie, te hablaré sobre cómo elegir los sofás para tu salón-comedor, teniendo en cuenta en no caer en uno de los errores que más se cometen en este tipo de muebles: elegirlos pensando más en las visitas que en quienes van a habitar la vivienda. Algo tan evidente, pero que, sin embargo, algunos no tienen en cuenta cuando se hace la compra.


Dame tu opinión y comparte esta entrada con tus amig@s


¿Tienes algún comentario que hacer sobre este artículo? ¿te ha quedado alguna duda o te gustaría que profundizara más en algún aspecto? Déjame un comentario al final de esta entrada, y trataré de resolverlas en un próximo post.

2 comentarios :

  1. Pues sí, tienes razón en que muchas veces el cliente pretende reproducir en su casa lo que ve en una revista, y es difícil hacerle entender que no es lo que más le conviene muchas veces. Aunque lo peor, es querer amueblarla exactamente como lo tiene una amiga, cuando las características de su vivienda son totalmente opuestas a la suya.
    Buenos consejos los que das. Los profesionales estamos precisamente para eso. Saludos. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ana. Es un honor para nosotros que nos sigas.

    ResponderEliminar