Páginas

BLOG: POSTS DESTACADOS

¿Qué es un mueble de calidad?

Cuando se trata de adquirir un mueble, muchas personas no saben diferenciar entre las diferentes calidades que nos ofrecen los fabricantes. Saber reconocer la calidad de un mueble no es tarea fácil para la mayoría de nuestros clientes. Al igual que tampoco lo es para mí, como cliente de cualquier establecimiento, valorar la calidad que pueda tener otro producto con el cual no estoy familiarizado. Por ejemplo, en la actualidad estoy pensando en adquirir una cámara fotográfica, pero no sé exactamente cómo definir la calidad en un producto que casi no conozco; así es que tendré que confiar en el o la vendedora que me asesore cuando vaya a realizar la compra.

Por esta misma razón, porque también la mayoría de mis clientes tendrán que confiar en mí cuando vengan a comprar un mueble, es por lo que creo que es importante explicarles, cuando vienen a tienda, y a través de este artículo, en qué deben fijarse a la hora de valorar la calidad de un mueble.

La cosa no es sencilla. Sobre todo en la actualidad, ya que existen en el mercado una gran cantidad de nuevos materiales, acabados y unos recursos tecnológicos tan avanzados, que incluso, muchas veces, puede resultar difícil diferenciar entre una chapa natural y otra sintética, si no se observa detenidamente. No obstante, nosotros, como profesionales de la madera, con una amplia experiencia en el sector, disponemos de determinados recursos y un How-Know, adquiridos a lo largo de nuestra carrera profesional, que nos ayudan a reconocer a primera vista si un mueble es o no de calidad.

Pero no trataremos en este post sobre cómo reconocer la calidad de un mueble por su apariencia, sino que analizaremos más profundamente en qué aspectos se ha de basar un análisis de este tipo, para poder valorar más acertadamente la calidad de un producto. Porque, al final, la solidez de la construcción y la calidad de las terminaciones, son lo que realmente cuenta. Más allá, incluso, de los materiales en los que esté fabricado.

Los puntos en los que más incidimos los profesionales, (que no los únicos), a la hora de valorar la calidad de un mueble son los siguientes:



-Apertura de cajones: Un mueble de calidad debe disponer de cajones con guías correderas que faciliten la apertura y el cierre suaves del mismo. Esta guía, generalmente, ha de ser metálica en los muebles modernos y, mayoritariamente de madera, en muebles coloniales o rústicos, fabricados en este mismo material.



-Ensamblaje: Este es uno de los aspectos que más se tienen que tener en cuenta, ya que el tipo de herraje utilizado para unir las diferentes piezas que conforman el mueble debe ser de la suficiente calidad como para soportar el uso diario del mismo, tener una buena resistencia al paso del tiempo y, por supuesto, facilitar el montaje y desmontaje del mueble tantas veces como sea necesario, sin por ello perder efectividad de amarre.



-Interiores: Los muebles de calidad cuidan todos los detalles: exteriores e interiores. Esto no quiere decir que los materiales utilizados en la parte exterior de un mueble, deban ser los mismos que los utilizados, por ejemplo, en el interior de los cajones. Sino que deben estar tratados con el mismo cuidado que el resto. Los materiales, herrajes utilizados para producirlo y la forma de ensamblar las piezas que conforman un cajón, nos puede dar pistas muy claras de la calidad que en conjunto puede tener un mueble.



-El peso: Éste es un aspecto que puede dar mucho a engaño. El peso de un mueble no tiene porque guardar relación con su calidad. Ya que un mueble de peso ligero no puede estar realizado en madera maciza, pero sí que nos podemos encontrar con un mueble de mucho peso, de apariencia maciza, y tener un interior realizado completamente en partículas de madera o conglomerado, lo cual, tampoco quiere decir que sea un mueble de baja calidad. También existe el caso contrario, un mueble realizado en chapas naturales cuyo interior es atamborado (completamente hueco), para reducir el peso del mismo.


En conclusión podemos decir que la calidad de un mueble no ha de medirse por los materiales con los que esté realizado, sino que se ha de valorar en función de otros aspectos como su construcción y, en consecuencia, su perdurabilidad a lo largo del tiempo. Algo que en MOBLES GUILLEN consideramos que debemos ofrecer a todos nuestros clientes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario